Cesar Fortunato Martinez Vitor

> Actualidades > PRESENTACIÓN LIBRO: Las funciones de la facultad en la formación del Arquitecto

El tema central del presente libro es la actividad académica arquitectónica, sobre el cual no hay mucha producción reflexiva, ni editorial, ni investigativa. Eso evidencia, y a la vez explica, la debilidad del espacio académico peruano que la globalización y sus correlatos -la acreditación y certificación universitaria- están cambiando casi a pie forzado y con bastante lentitud. Los tres problemas de investigación aquí abordados responden a las tres actividades básicas de la Universidad: la enseñanza-aprendizaje, la investigación y la proyección social. La evaluación de los indicadores oficiales adoptados por el sistema de acreditación peruano, la investigación al interior de los Talleres de diseño, el curso pivot de la formación en arquitectura y la evaluación de los trabajos de proyección social de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional del Centro del Perú (FA UNCP), constituyen las unidades de muestra elegidas. En el primer caso, se trata del típico proceso establecido para la autoevaluación universitaria por el órgano rector sectorial para la acreditación universitaria. Mas discusión se puede hacer sobre la elección del segundo problema abordado: la investigación al interior de los Talleres de Diseño, cursos que en la tradición académica arquitectónica están casi exclusivamente vinculados a la "creatividad". Una competencia más cerca al arte y por lo tanto, a la intuición, más que a los procesos racionales, base de la investigación científica. Salvo el periodo sociologista, de los años setenta del siglo pasado que dejó rudimentos de "investigación" sobre la realidad en la cual se desarrollaba el proyecto arquitectónico académico, la indagación realizada por Cesar Martínez Vítor (CMV), comprueba lo que su hipótesis propone inicialmente: la ausencia de investigación como programa y la falta de base formativa que posibilite la investigación articulada al proyecto arquitectónico, confirmando a su vez la ausencia de un Plan de estudios que incluya la investigación como actividad transversal en la formación del arquitecto. Y es que no se le puede pedir peras al olmo: el descentramiento del espacio académico peruano respecto a la realidad es clamoroso y ocurre a despecho de lo que dicen sus propias visiones estratégicas. Eso tiene dos explicaciones, la primera es producto de la justificable invocación de que la Universidad debe ir más allá de la realidad, para superarla, transformándola. Pero lo que ocurre a menudo es que eso no es sino una coartada para la evasión. La segunda deriva de una incomprensión del realismo: la Universidad no se puede alimentar ni de realismo pragmático, ni de realismo ingenuo, el único que le sirve es el realismo crítico. Entonces, no a la aceptación del satus quo, pero tampoco evasión y sí al compromiso con la realidad para penetrarla críticamente y transformarla creativamente. Cesar Martínez Vítor, forma parte de un pequeño ejército de élite de nuestro país y que está formado por hombres y mujeres que luchan decididamente contra el conformismo y el oportunismo e imponen con la energía de la inteligencia, la disciplina y el ejemplo, el optimismo por el cambio. Ojalá le den el espacio y tiempo para ejercer el poder y liderazgo que su institución y la arquitectura demandan con urgencia.

No hay documentos a mostrar

No hay videos a mostrar